Luna llena en las rocas

By Xavier Velasco

358 ratings - 3.35* vote

Este libro tiene que ver con la buena vida. Por eso, con frecuencia, el narrador nos lleva a sitios de mala muerte. ¿Quién no encuentra la plenitud allí donde se hornean los antojos, se mima la inconsciencia colectiva y el placer hace trizas al deber? En ésta, su versión recargada y final del safari nocturno Luna llena en las rocas, Xavier Velasco encarna a un narrador fes Este libro tiene que ver con la buena vida. Por eso, con frecuencia, el narrador nos lleva a sitios de mala muerte.

... more

Book details

Paperback, 296 pages
November 2005 by Alfaguara

(first published 2000)

Original Title
Luna llena en las rocas
ISBN
970770327X (ISBN13: 9789707703278)
Edition Language
Spanish

Community Reviews

Getzemaní González

El libro nos narra lo que María Conchita Alonso en su momento de mayor lucidez llamó una noche de copas, una noche loca. O varias. Más bien varias. Es una peregrinación noctívaga y licantrópica por los bares/antros/tugurios de, sobretodo, la antigua Tenochtitlan, hoy Ciudad de México, así como Aguascalientes, Tijuana y hasta Los Ángeles.

Alguna vez le preguntaron a Hank (Charles Bukowski) de qué hablaba su libro y él contestó que hablaba de todo y de todos. ¿Habla de mí, de mi esposa? Sí, contesta Hank. Este libro de Xavier Velasco entra en esa selecta colección de libros que hablan de todos; y es que ¿quién no lleva un borracho irredento en su interior? ¿Quién no ha terminado, por culpa del alcohol, en lugares inverosímiles? El que esté libre de pecado que invite la primera ronda. Mujeres, hombres y quimeras se dejan devorar por el hocico afilado de la noche, allí donde los trasnochados abrazan sus sombras y abrasan sus prejuicios. De hecho, en uno de mis pasajes favoritos del libro, nuestro amigo y humilde narrador nos habla de un bar de quincena; es decir, un bar a donde acuden todos los asalariados en día de pago y nos dice que la bruma etílica hace que se borren todos los rastros de niveles sociales. El contento del pago hace que, aunque sea por un día, el jefe y el empleado canten al unísono el himno de la ilusoria y siempre esquiva libertad.

Y es que el alcohol es lo que nos hermana, lo que nos permite crear puentes y no (risas grabadas) muros; las fronteras se convierten en posibilidades de traducción para que nuestra comprensión se expanda y nada ni nadie nos detengan. El alcohol es como una goma gigante que borra diferencias sociales, étnicas y sexuales; todos nos convertimos en hormigas bronceadas bajo la misma lupa. Igual de importantes a los ojos del mesero e igual de insignificantes ante los ojos del cosmos.

Los que hemos estado al lado de lo que Friedrich Nietzsche y La Sociedad de Travestís Morelianos llaman La estrella danzarina, que grita bailando bajo la lluvia Soy la reina de la lluvia, sabemos que las delicias de la madrugada son narrables sólo hasta cierto punto y que, en los albores de la alborada, todos chacualeamos en la misma calle. En esos estados de hiperlucidez, con la pupila dilatada, entendemos a lo que Michel Foucault se refería cuando decía que hay que desubjetivar al sujeto; el sujeto está sujetado, así que sólo podemos liberarlos a través del éxtasis etílico, sexual y/o campechano. El libro nos habla de esto y de muchas cosas más. Nos habla de sentirnos, también, de vez en cuando, Reyes de la lluvia, amigos de la sombras, sacerdotes del pecado.

En el sentido negativo, podría decir que el libro amigoambiental para el improbable pero no imposible lector mexicano, puede ser un poco corrosivo para el lector hispano en general; los neologismos a veces francamente achilangados, el sub-lenguaje callejero, el parloteo mexica, pueden ser un poco tortuosos para quien no esté aclimatado. En general se entiende lo que Xavier Velasco quiere expresar, además esa manera de escribir es lo que hace a sus personajes creíbles, pero incluso en mi caso tardaba algunos minutos en traducir los conceptos en mi mente y como quien escucha chistes de un alemán, me reía anacrónicamente mucho después de escuchar el chiste. Eso hizo que mi lectura fuera lenta pero segura. De todos modos lo recomiendo, pero eso sí, advirtiendo que este libro es como el vodka carísimo que se pide en un congal de mala muerte…, para paladearse despacio. No se dejen engañar por lo delgado, el libro tiene mucha sustancia.

César R. Luna

Batallé un poco para seguir la lectura. Como cada capítulo se trataba de un relato distinto que no tiene que ver uno con el otro, no logró que el libro me atrapara al 100%. Sin embargo, cuando menos lo esperas, aparecen crónicas como "Amantes a la ambigua", "Paracaidismo nupcial: teoría y praxis" (Sin temor a equivocarme, la mejor) y "A una yarda de Penélope" que hacen que despierten las ganas de seguir leyendo a ver qué de más se topa uno con este libro. El ensayo (que para mi fue como un ensayo de una tesis en licantropía) del final, explica en breve mucho de lo que este libro significa para Xavier Velasco, lo cual me pareció muy atinado.

Juan Araizaga

274 páginas y 6 días después.

Un compilado de muchas historias de lo que es la noche en la Ciudad de México. Desde bares de mala muerte, bares gay, hasta bares rockeros. La mayoría de las crónicas tienen un tono de comedia o chiste, así que la mayoría son amenas.

No me gustó la narrativa de Velasco (no puedo recordar si en las novelas que leí fue igual) es demasiado adornada, e intenta poner un adjetivo a cada frase que dice, adjetivo rimbombante o chusco, y más que llegar a sonar divertido suena cansado.

Se habla de muchos bares que solo conozco por el nombre y otros que ni la menor idea. Aunque hubo crónicas bastante memorables, la mayoría no me encantaron.

Mis favoritas fueron: Echale la culpa al perro, la insula silenciosa, Los tipos duros no aflojan, atascate robot, amantes a la ambigua, huachinango a la vista, Dejalo ser senecto pimienta, a una yarda de penelope, Favor de no pisar al señor samsa, la sombra del saloon, y mi favorita fue Lecciones de idioterapia.

Habrá crónica, vengo en un mood de leer autores mexicanos.

Enespaniol

Descripción:
«No pretendo mirar lo nunca visto, sino quizás, con suerte, lo siempre imaginado.»
Este libro tiene que ver con la buena vida. Por eso, con frecuencia, el narrador nos lleva a sitios de mala muerte. ¿Quién no encuentra la plenitud allí donde se hornean los antojos, se mima la inconsciencia colectiva y el placer hace trizas al deber? En ésta, su versión recargada y final del safari nocturno Luna llena en las rocas, Xavier Velasco encarna a un narrador festivo y caradura, decidido a llevar la juerga hasta sus últimas palabras por bares, puticlubes e infiernillos afines. No quiere ser testigo, sino cómplice.
Este libro es la huella literaria de un morbo con licencia, prisa y causa. Es la persecución romántica del peligro, la congestión de elíxires, la conjura de lunas. La lujuriante oferta de saltar al vacío y entender cada oficio, vicio y maleficio con azoro infantil y premura adolescente: los ingredientes básicos de la aventura.
¿Mala muerte? A otra zorra con ese mink. Salud por la buena vida.
Fuente: http://www.casadellibro.com/fichas/fi...

Vlad Dc

El libro es muy ameno, con una gran riqueza de lenguaje contemporáneo, con frases que seguramente hemos escuchado en algún bar, o en alguna esquina donde la banda se sienta a chelear en algún lugar de nuestro México lindo y que rico. Es un buen compendio de historias nocturnas, de recuerdos de cuando (quien no?) quería ser astronauta para terminar siendo (al menos por un tiempo) un temible y despiadado antronauta. Los cuentos son cortos y muy divertidos, me la pase muy bien leyendo el librito y en calidad de "promotor de la lectura sin fines de lucro" ya preste el libro al chico de vigilancia del edificio donde trabajo, porque siempre me pregunta por lo que leo, supongo que le va a gustar ya les contare sobre como le fue en otra publicación.

Marce

The night in Mexico City never ends. Great chronicles of some dark places in DF.

Confieso que este libro me encantó, por los textos y cómo los construye, pero también porque habla de los lugares bajos en la Ciudad de México. Hubo algunas crónicas que no me gustaron y las sentí un poco fuera de lugar, en especial porque son de otros lugares o porque simplemente siento que no encajan: léanlo uds mismos.

Mi favorita, pero por cuestiones muy personales es 'La conexión noruega', me parece, sí romántica, pero un poco desesperanzada y llena de soledad.

Muy buen libro de Xavier.

Enid

Cuando sea grande quiero ser como Xavier Velasco, famoso inmoral mexicano y escritor. Este es un libro divertido, para nada tan bueno como Diablo Guardian, asi que si buscas algo parecido, aqui no lo vas a encontrar. Las cronicas de sus pedas son muy buenas, ahora mi nueva mision sera irme de licantropo a todos los lugares que menciona en el libro.

Arq Carlos

"De niños los hombres sueñan con ser bomberos; unos años más tarde lo darían todo por estar en los guantes de un ginecólogo."
Este libro es sólo para los party-animals, licántropos contemporáneos... gente más pinche normal mejor abstengase de comprarlo, neta.
Me encantó!!

Mullmuzzler

No soy muy afecto a los libros de varias historias o cuentos, sin embargo este libro tiene algunas historias muy buenas y entretenidas, escritas con un estilo muy original y mostrando un perfil poco conocido aunque muy común de nuestro país, el perfil nocturno del mexicano.

Belinda Lorenzana

Salud por "Teoría y praxis de la gorra nupcial". El Velasco del presente me gusta mucho más, pero igual la lectura fue sabrosa.

Topics